duelo infantil

Afrontar la muerte no es fácil, y en la actual situación de la pandemia de la Covid-19, menos aún. El distanciamiento social y las diferentes limitaciones hacen que el duelo esté siendo especialmente complicado en el último año. Cuando esta situación afecta a los más pequeños, muchas familias no saben cómo abordar el duelo infantil.

Por ello, Silvia Álava Sordo, Doctora en psicología clínica y de la salud colaboradora de Funespaña, recalca la importancia de contar con recursos y herramientas que puedan ayudar a explicar una pérdida a los más pequeños de la casa “con el objetivo de educar desde la edad temprana para establecer unas pautas psicológicas saludables de la relación de los niños con la muerte”.

  • Decírselo según se recibe la noticia. Hay una creencia generalizada de que al protegerles de la muerte les ahorramos sufrimiento, pero verán tristeza, llantos y malos ratos alrededor; hay que explicarles lo ocurrido para no generarles incertidumbre, algo que no van a saber gestionar.
  • Ponerse a su altura y tratarlo con naturalidad, empatizando con sus emociones. Es necesario que se sientan escuchados y atendidos. Por ello, es importante, a la hora de comunicar, mirar a los ojos. Además, es bueno que vean las emociones reales, por lo que no hay que aparentar o aguantar el tipo.
  • Adaptación del lenguaje en función de su edad. Es importante saber qué cosas pueden facilitar a los niños la comprensión de la muerte según su edad. También conocer qué aspectos son convenientes evitar, ya que pueden complicar el proceso. Generalmente, los niños son muy buenos recogiendo y captando información, sin embargo, por su propio desarrollo cognitivo, evolutivo y madurativo, no siempre lo entienden bien.
  • Sinceridad en las respuestas. Tendrán muchas preguntas sobre lo sucedido, y puede que no sepas o tengas las respuestas. En ese caso, es mejor decir “no lo sé” a inventarnos las respuestas.
  • Intentar restablecer la rutinas. Es algo que ayuda, sobre todo, a los niños. Que su rutina no sea demasiado alterada, les aportará seguridad y confianza. No obstante, lo prioritario en este momento es atender a sus necesidades emocionales, interiorizar la pérdida y hacer el duelo de la forma más sana posible.

“Ante una pérdida, lo más probable es que surjan muchas preguntas y responderles con sinceridad será clave para transmitirles seguridad. Además, debemos animarlos a expresar sus sentimientos para que sientan nuestro apoyo y gestionarlo de la mejor manera posible. Siempre será una situación difícil, pero en estos momentos en los que no nos podemos despedir, en los que no habrá velatorios y los funerales tienen que aplazarse, es todavía más complicado”, comenta Silvia Álava Sordo, Doctora en psicología clínica y de la salud colaboradora de Funespaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *